Archives

  • 2018-07
  • 2018-10
  • 2018-11
  • Si imci y imci entonces imcnori de otra

    2018-11-15

    Si imci < 25 y imci > 18.5 entonces imcnori =1, de otra manera imcnorj =0. Los resultados se muestran en las tablas 6 y 7. Para el rango normal del Imc se encuentran también diferencias entre hombres y mujeres. Para el caso de los hombres hacer ejercicio, estar conformes con su estructura corporal y su masa muscular aumentan las probabilidades de estar dentro del rango normal de peso según la oms, lo cual confirma los resultados mostrados en el cuadro 4. Para las mujeres antecedentes de obesidad en la familia y el consumo de carne de cerdo aumentan las probabilidades de salir de este rango, mientras que el estar conformes con su estructura corporal y una mayor masa muscular y el consumo de dulces y de pasta elevan las probabilidades de mantenerse en el rango normal del imc.
    Conclusiones y recomendaciones Los resultados encontrados sugieren que el desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas como causa del sobrepeso y obesidad sugerido por la oms, es en realidad el mecanismo para aumentar de peso. Este resultado se observa en particular para los hombres ya que sólo algunas de las interacciones sociales, estimadas Rat EGF / Epidermal Growth Factor Protein través de las variables relevantes, resultan significativas y dentro de rango de valores esperados, pero ninguno de los alimentos reportados muestra un coeficiente significativo. Para las mujeres las variables relevantes también son significativas, aunque en su caso algunos alimentos son determinantes significativos de la obesidad y el sobrepeso, aunque los valores (signos) esperados no son los esperados en todos los casos. Los determinantes del peso de equilibrio de los individuos encontrados en este trabajo son, en primer lugar la autoimagen y en segundo lugar los antecedentes de obesidad en la familia de los estudiantes encuestados. La autoimagen de los individuos en relación a la imagen deseada del grupo de referencia, estudiantes de la misma edad y del mismo nivel cultural, incentiva el logro de una estructura corporal que tiende a estar dentro de los parámetros saludables definidos por la oms, esto puede ser, entre otras cosas, porque los individuos de la muestra analizada están en edad de buscar pareja, en edades mayores cuando esta búsqueda ha cesado probablemente la autoimagen ya no coincida con el peso saludable de la oms. Este efecto tiene la misma dirección en hombres y mujeres. El efecto de las costumbres y acciones del otro grupo de referencia del cual se obtuvo información de los estudiantes, su familia, apunta en la dirección opuesta. Los antecedentes familiares de obesidad generan un aumento en las probabilidades de que el individuo presente un imc igual o mayor a aldosterone 25, aunque este efecto sólo es significativo para las mujeres. En cuanto a las variables de control, se observan importantes diferencias entre hombres y mujeres. La práctica de ejercicio y la actividad laboral resultan significativos para los hombres pero no para las mujeres, mientras que el porcentaje de grasa corporal y algunos alimentos son determinantes significativos del peso en las mujeres pero no para los hombres. Se observa que los resultados coinciden con lo reportado en la literatura sobre las diferencias en los determinantes de la obesidad y sobrepeso entre hombres y mujeres. Se observa también un impacto mínimo de la dieta sobre el imc. Sólo para el caso de mujeres se observa el efecto esperado de un aumento en el consumo de agua, de carne de cerdo y de frituras, no obstante los signos del consumo de dulces y pasta no son los esperados si se considera un efecto lineal de la ingesta de alimentos sobre el imc. El supuesto de las autoridades de salud de que la población en general, “la gente”, desea estar dentro del rango de peso saludable definido por la oms necesita ser cuantificado de acuerdo a los diversos grupos de referencia que normalmente presenta la literatura: edad, educación, ingreso, género, lugar de residencia, entre otros. Muy probablemente la autoimagen de referencia puede ser distinta en cada uno de estos grupos. Este estudio se puede profundizar analizando combinaciones particulares de estos grupos tan amplios. Esto es importante porque las políticas públicas establecidas para contrarrestar la condición de sobrepeso y obesidad deben estar bien enfocadas para poder ser efectivas. En este sentido puede ser más eficaz que las autoridades de salud locales establezcan las políticas y recomendaciones propias para enfrentar esta situación, ya que en esencia puede ser más relevante que los grupos de referencia se definan, estudien y traten a nivel local que a nivel nacional.