Archives

  • 2018-07
  • 2018-10
  • 2018-11
  • 2019-04
  • casin De esta manera a fines del mes de abril

    2019-04-16

    De esta manera, casin fines del mes de abril y principios del mes de mayo, los temas constantes de Vísperas Republicanas se relacionaron con la conformación del gobierno de Estrada Palma, en la que pesaría más el interés material que el de prestar servicio a la nación: “Dinero, dinero, dinero […]. La avaricia de los futuros empleados públicos” rezaba uno de los encabezados, para después proceder a criticar la composición del gobierno. Los encabezados de Vísperas Republicanas tomaban el pulso político que rodeaba a Cuba, en particular lanzaban sus dardos críticos a los funcionarios elegidos por don Tomás, a quienes identificaba como miembros del sector conservador. Bajo el encabezado: “Politiquilla” denunciaba la eliminación de Sanguily de la presidencia del senado. Crítica que prosiguió el 7 de mayo con el cintillo de “Fuegos fatuos” que señalaba lo negativo de eliminar a Sanguily y afirmaba que la falta de presupuesto para la Secretaría de Guerra y Marina era, en su opinión, una “cuestión positiva para evitar revoluciones y tiranos”. Hasta aquí, podemos identificar dos líneas periodísticas: la tensión e intriga política y la penuria económica, las cuales se permeaban en el ambiente previo a la inauguración de la República. A esto se sumaba la exigencia del pago de la deuda a España y los pagos pendientes a los ex insurgentes, situación que complicaba el panorama financiero de la Isla. Acorde a su objetivo de ofrecer las noticias internacionales, ponía de ejemplo a su vecino de tierra firme, México, como un modelo de orden y de paz, contrario a los vecinos del sur envueltos en revueltas intestinas: “México bajo los auspicios del gran soldado que preside la República conserva la paz interior, contrario a Santo Domingo, Haití, Colombia, Venezuela”. También hacía hincapié en el desarrollo educativo de México. En mayo de 1902 los redactores de La Lucha iniciaron de lleno los preparativos de la transferencia del gobierno. Por fin se veía cercana la salida de las tropas estadounidense y la conclusión del gobierno de ocupación. Hecho querelajó, de alguna manera, el ambiente de tensión y de penurias económicas. Por ende, noticias como el encuentro entre Masó y Estrada Palma, denominados como “los grandes pacificadores”, eran motivo de regocijo en el apartado Vísperas Republicanas. Atrás había quedado el divisionismo existente entre los pro anexionistas, favorecedores de la Enmienda Platt y simpatizantes de Estrada Palma, y los pro independentistas del lado de Masó. La beligerancia y la postura antiestadounidense y su compromiso con la defensa de una Cuba libre y soberana agrandaron el divisionismo entre amplios sectores cubanos. Masó se retiró de la contienda no sin antes denunciar que se trataba de un proceso electoral artificial y a genetic code modo de los estadounidenses. La cordialidad en el reencuentro Estrada Palma-Masó sería emulada en la reunión de las cámaras alta y baja en la que se expresó: “todos deseamos librar a Cuba del peligro de caer en los abismos […] envilecimiento y tiranía en que han caído muchos pueblos hispanoamericanos”. En efecto, la proximidad de la inauguración de la República afectaba positivamente el ánimo de los actores políticos cubanos. “Todo es júbilo” expresaba Vísperas Republicanas, el 12 de mayo al darle la bienvenida al presidente Estrada Palma y afirmar en tono sarcástico: “Ya no estaremos sometidos a un gobierno militar extranjero […].” Para después afirmar “Ya tenemos presidente, ya nadie pondrá en duda la lealtad del gobierno americano hacia Cuba”. El programa de las fiestas de la República incluía, no solamente, eventos solemnes como la sesión de transferencia de poder y el izamiento de la bandera cubana, sino verbenas populares, conciertos musicales, veladas literarias, en las que se ponía de manifiesto el sentido patriótico y la esperanza de estar forjando una república netamente cubana. No obstante el ambiente festivo, la grave situación económica no pasaba desapercibida por la prensa cubana. “Flores de muerto” era el título de Vísperas Republicanas que en la edición del 10 de mayo señalaba que “cuando hayan pasado estos días de fiesta la crisis se hará sentir con fuerza” e informaba que los hacendados cubanos enviaron a Roosevelt una petición de auxilio para salir de la crisis, en la que concluían que “Cuba no puede subsistir sola”.